El robo de identidad es un delito grave. Las personas que han sido víctimas de robo de identidad pueden pasar meses o años (y gastar el dinero que tanto les costó ganar) tratando de resolver el caos que provocaron los ladrones con el buen nombre y el historial de crédito que tenían.

Al entender qué significa el robo de identidad y cómo ocurre, usted puede ayudar a protegerse para no convertirse en una víctima. Si usted ya es víctima del delito de robo de identidad, no se preocupe. Nunca es tarde para tomar medidas.

¿Qué es el Robo de Identidad?
El término Robo de Identidad se refiere a todos los tipos de delitos en los cuales un individuo obtiene y utiliza ilícitamente los datos personales de otra persona, como por ejemplo su nombre, número de Seguro Social, número de tarjeta de crédito u otra información de identificación, de forma tal que implica fraude o engaño, generalmente para beneficio económico.

Quejas Comunes Relacionadas con el Robo de Identidad

Fraude con Tarjetas de Pago
Servicios No Autorizados de Servicios Públicos o Teléfono
Fraude Bancario
Préstamos Fraudulentos
Documentos o Beneficios Gubernamentales

Estafas de Robo de Identidad Más Utilizadas

Sorteos falsos u obras de beneficencia falsificadas.
Trabajos en el hogar que ofrecen ganar dinero fácil.
Tarjeta de pago, protección de crédito u ofertas de reparación de crédito falsos.
Estratagemas de Pirámide (en las que se paga a los primeros "inversionistas" con el dinero de otra persona).
Ofertas de viajes a tarifa reducida u ofertas con descuento en revistas.
Estafas de Becas.

Cómo Obtienen los Delincuentes la Información Personal de Usted

Robando billeteras y carteras que contienen su identificación y tarjetas bancarias y de crédito.
Robando su correspondencia, incluyendo sus estados de cuenta del banco y de las tarjetas de crédito, ofertas de tarjetas de crédito preaprobadas, cheques nuevos e información sobre impuestos.
Llenando un "formulario de cambio de dirección" para desviar la correspondencia a otro lugar.
Hurgando en su basura o en los desperdicios de negocios, para obtener datos personales en una actividad conocida como "búsqueda en basureros" ("dumpster diving").
Obteniendo de forma fraudulenta su informe de crédito y haciéndose pasar por el dueño de una propiedad, por un empleador o por alguien que tiene una necesidad legítima de obtener la información, y el derecho legal para hacerlo.
Buscando su información personal en su casa.
Utilizando la información personal que usted comparte por Internet.
Utilizando técnicas de estafas por e-mail tales como "Phishing" (web sites falsos duplicados para robar datos personales), haciéndose pasar por compañías u agencias gubernamentales legítimas con las que usted hace negocios.
Obteniendo información sobre usted de su lugar de trabajo, en una actividad conocida como "robo de expedientes comerciales", al robar archivos de oficinas de las que usted es cliente, empleado, paciente o estudiante; sobornando a un empleado que tiene acceso a sus archivos; o utilizando la piratería informática ("hacking") para ingresar a archivos electrónicos.

Cómo Utilizan los Delincuentes la Información Robada de Usted

Comunicándose con el emisor de su tarjeta de crédito y, haciéndose pasar por usted, le solicitan cambiar la dirección postal que aparece en la cuenta de la tarjeta de crédito. Luego, el impostor utiliza la cuenta de usted para hacer compras. Debido a que las facturas se envían a la nueva dirección, es posible que a usted le lleve tiempo darse cuenta de que existe un problema.
Solicitando tarjetas de crédito/débito adicionales, y un nuevo PIN para facilitar el fraude de anticipo de efectivo.
Abriendo una nueva cuenta de tarjeta de crédito, utilizando el nombre, fecha de nacimiento y número de Seguro Social (SSN) de usted, pero la propia dirección postal del ladrón. Cuando ellos utilizan la tarjeta de crédito y no pagan las facturas, la cuenta morosa aparece en el informe de crédito de usted.
Utilizando las tarjetas de crédito hasta que se agota 'el crédito disponible', y dejando de efectuar pagos, lo cual hace que las cuentas morosas sean informadas a las agencias de crédito.
Estableciendo un servicio telefónico o inalámbrico en nombre de usted.
Abriendo una cuenta bancaria en nombre de usted y emitiendo cheques sin fondos en dicha cuenta.
Presentándose en quiebra utilizando el nombre de usted para evitar pagar deudas en las que ha incurrido en su nombre o para evitar el desalojo.
Falsificando cheques o tarjetas de débito para vaciar la cuenta bancaria de usted.
Comprando automóviles, botes etc. a través de préstamos obtenidos con la información personal de usted.
Suministrando el nombre de usted a la policía durante un arresto. Si el impostor es liberado de la custodia policial, pero no se presenta en la fecha dispuesta por el tribunal, se emite una orden judicial de arresto a nombre de usted.